Ir directamente al contenido

envío gratis en Colombia

Dale voz a una historia

¿Quieres darle voz a una historia?

Puedes enviarnos un casting (audio) al correo hola@theblackbean.net en el tema del correo escribe “Casting + (tu nombre)”. Nos gustan las voces reales y naturales y puedes adaptar las palabras del guión a las que usas en tu día a día. Escoge alguno de estos fragmentos para interpretar:

Casting OPCIÓN A

Helena, para. Paremos. Este es el momento para parar antes de que todo siga avanzando. Y es que lo difícil de decir esto no es decirlo, yo no tengo misterio con decirlo. Lo difícil es, es que a mí Fede me atrae, me atrae pero apenas nos estamos conociendo, no nos queremos… lo que quiere decir que para Fede de pronto soy un culito y ya, o aún no se ha definido qué quiere que yo sea en su vida. Y de acuerdo, yo tampoco sé que quiero que él sea en la mía. Pero es que los manes se asustan cuando les digo esto…

Casting OPCIÓN B

¡¿Quién me explica qué putas está pasando?! Ningún man en la vida había reaccionado así. ¿Será que él es virgen? No entiendo, no entiendo. Por lo general hay dos caminos: uno es que se alejan, pues como que seguro me quieren para ser el culito entonces les digo estoy es como ay no nea, esta vieja no la va a perder conmigo entonces se alejan y pues los entiendo, como para evitar esa responsabilidad emocional. O hay otros que lo vuelven como un fetiche, como uy esta vieja nunca se ha comido a nadie, yo soy un macho alfa neandertal y me la voy a comer y la voy a hacer venir. Entonces como que en esos casos es como si mi propia virginidad me impidiera perderla… pero ahora Federico viene y escoge un camino que no existía: no hay amor todavía, no somos novios y aún así, sigue aquí. No entiendo.

Casting OPCIÓN C

Me quedé con eso guardado cuatro meses. Cuatro meses que yo no le dije nada a mis papás y a nadie en realidad. O sea el niño ya había nacido y yo no les había dicho nada. Hasta que uno día mis papás y yo estábamos sentados en un cafetería y me dicen “Alejo, tenemos que hablar” y yo “Ay marica, ¿qué pasó?” Y mi mamá llorando y mi papá dice “Nos llegó un rumor Alejo, // nos dijeron que tenés un hijo”. Yo como buen paisa rumbero estaba acostumbrado a primero, negarlo todo “no, como se les ocurre, blah blah ”. Hasta que no aguanté más, me puse a llorar y les dije “ pues todo parece indicar que sí”. Mis papás lloraban, pero al final me acuerdo que mi papá me dijo: Alejo, tener un hijo a tu edad es muy duro pero tenemos que hacernos cargo y nosotros te vamos a ayudar y lo vamos a hacer juntos. Y ahí es que uno se da cuenta del amor y todo lo que los papás hacen por un hijo.